PROBLEMAS ARTICULARES Y SU TRATAMIENTO

 

Cuando llegamos a la época invernal  las temperaturas disminuyen, esto hace que los músculos se contraigan y en consecuencia que nuestras articulaciones permanezcan más rígidas aumentando la sensación de malestar y el riesgo de que se produzcan lesiones con  más frecuencia

Esto lleva a que, principalmente, personas deportistas y con problemas articulares recurran a buscar algún tratamiento que alivie dichas molestias y evitar  que se agraven sus dolencias. Con este objetivo han surgido numerosos preparados principalmente a base de :

1) Colágeno. El colágeno es una de las proteínas más importantes en nuestro organismo, porque además de ayudar a nivel de la piel con su efecto antienvejecimiento interviene en la resistencia de los tejidos y por lo tanto en la salud de nuestras articulaciones. La pérdida de esta proteína es algo normal debido al paso de los años y a la  presencia de  otros factores como la  menopausia, alimentación, incidencia en ciertos movimientos que implican el uso de la misma articulación, etc. Por todo lo anterior  se recomienda empezar la suplementación a partir de los 30 años aproximadamente.

Este colágeno se administra de forma hidrolizada, facilitando así, su absorción y posterior llegada al cartílago donde ejercerá su efecto.

Los suplementos que hoy día conocemos aportan dos tipos de colágeno, tipo I y tipo II.

El colágeno hidrolizado tipo I, es el que se encargará  de aumentar la producción del colágeno en la articulación reforzando su estructura y mejorando la resistencia de esta a agentes externos; mientras que el Colágeno tipo II contribuye a frenar el proceso degenerativo  de las articulaciones. El resultado de esta combinación es una disminución del dolor y un aumento de la resistencia articular

2) Vitamina C. Interviene en la síntesis del colágeno y es un excelente antioxidante

3) Magnesio. Que contribuye al control de calambres y contracturas que son muy frecuentes  en personas deportistas, personas con problemas articulares, o que suelen pasar muchas horas de pie.

4) Antiinflamatorios naturales. Son cada vez son más utilizados por su buen efecto y escasos efectos secundarios. Además muchos de ellos están avalados por estudios clínicos. Entre los más utilizados tenemos la Cúrcuma, el Jengibre, Árnica (principalmente en crema), Boswelia y Harpagofito

5) Glucosamina y condroitina. Antiinflamatorios que se producen naturalmente en el organismo. La glucosamina es un aminoácido que participa en la síntesis del colágeno, compuesto fundamental de las articulaciones frenando así la destrucción y regenerándolo. La condroitina por su parte forma parte de los proteoglicanos que darán la flexibilidad al cartílago, lubricando y protegiendo el líquido sinovial. Está demostrado que la suplementación de estos dos componentes juntos aumenta mucho más el efecto positivo sobre el cartílago y la lubricación de la articulación. Las características más importantes de estos fármacos son:

  • Inicio de acción en 2-3 semanas
  • Efecto remanente con eficacia prolongada de hasta 3 meses tras suspensión del fármaco
  • Elevado perfil de seguridad, apropiado para cualquier tipo de paciente
  • Evidencia científica amplia a nivel sintomátic0
  • Evidencia científica amplia a nivel modificador de la enfermedad
  • Eficacia global a AINE

6) Ácido hialurónico. Es un componente importante de las matrices extracelulares corporales y está presente en unas concentraciones particularmente altas en el cartílago y liquido sinovial. El ácido hialurónico endógeno proporciona viscoelasticidad al liquido sinovial, fundamental para sus propiedades de lubricante y amortiguador, y es esencial para la correcta estructura de los proteoglicanos en el cartílago articular.

Dado que cada vez las exigencias de los consumidores son mayores tanto en formulación como en dosificación la cantidad de diferentes productos que se fabrican para tratar esta dolencia son mayores y más variados. De hecho, últimamente existe un auge del consumo de estos formulados y así mismo, un aumento de recomendaciones de los médicos y farmacéuticos para su uso. Aún así, siempre debemos contemplar una recomendación adecuada, porque aunque sean medicamentos naturales o de origen propio, como en el caso del colágeno, y se usen como complemento pueden ser no recomendados en otros tipos de enfermedades.

Si te ha parecido interesante este artículo, valóralo.