Las 9 claves esenciales en el tratamiento de la celulitis

Las claves esenciales en el tratamiento más eficaz contra la celulitis son:

  • Tratamiento a base de anticelulíticos que combaten el almacenamiento de grasas y favorecer su eliminación, mejoran la microcirculación sanguínea y favorecen el drenaje de líquidos y toxinas retenidos en las zonas afectadas por la celulitis
  • Adoptar una alimentación equilibrada y saludable, evitar el consumo excesivo de alimentos ricos en grasas e hidratos de carbono así como las comidas muy saladas (ya que estas últimas favorecen la retención de líquidos). Se recomienda el consumo de cinco piezas de frutas y verduras diariamente.
  • Practicar ejercicio regularmente, evitando una vida sedentaria; una combinación de ejercicios aeróbicos y cardiovasculares, acelera el metabolismo, mejora el tono muscular y activa la circulación sanguínea.
  • Exfoliar e hidratar con regularidad las zonas afectadas por la celulitis para favorecer la penetración de los cosméticos.
  • Aplicar los anticelulíticos mediante masaje de manera que se favorezca la circulación sanguínea y penetración de los ingredientes activos.
  • Abandonar malos hábitos como el tabaco (que reduce el aporte de oxígeno a las células) y el consumo en exceso de alcohol (que impide que el hígado procese adecuadamente las toxinas y los elementos más pesados de los alimentos que ingerimos, de manera que las sustancias de desecho no son eliminadas)
  • No abusar del café, el té y las bebidas carbónicas ya que pueden provocar un efecto diurético excesivo que fomente la deshidratación del organismo y reemplazarlos por tés sin teína, sucedáneos naturales del café y zumos de frutas naturales.
  • La deshidratación es importante, por eso se recomienda beber bastante agua diariamente en función de la actividad de cada persona, consumiendo como mínimo un litro de agua al día.
  • Evitar la ropa ajustada, tacones altos o zapatos muy bajos que no favorecen una adecuada circulación así como los baños o duchas con agua excesivamente caliente, es preferible utilizar agua fría, ya que favorece la circulación.
Si te ha parecido interesante este artículo, valóralo.