“Hoy es el día mundial de la diabetes. ¿Sabes que uno de cada 2 diabéticos desconoce que lo es? “

Con motivo de la celebración hoy del Dia mundial de la diabetes, os queremos ofrecer información sobre esta enfermedad de tan alta incidencia en nuestro país.

Cuando comemos, los alimentos son transformados en nutrientes, entre los que encontramos los hidratos de carbono. Entre estos hidratos de carbono situamos a la glucosa como uno de los más importantes. Esta se liberará a nivel sanguíneo y será transportada gracias a la insulina hasta las células para poder ser transformada en energía para que el cuerpo consiga tener funcionalidad.

Existen personas que no tienen la capacidad de retirar esta glucosa de la sangre, y esto es lo que conocemos como diabetes. Encontramos tres tipos de diabetes: diabetes tipo I, tipo II y de tipo gestacional (embarazo). Estas se relacionan directamente con la hormona insulina.

  • Diabetes tipo I: Es causada por una reacción autoinmune del cuerpo, impidiendo que produzca insulina. Afecta a un 5% de las personas que padecen esta enfermedad. Se diagnostica mucho más en niños, adolescentes y en adultos jóvenes. Como tratamiento este tipo de personas deben recibir un aporte de insulina exterior para poder sobrevivir.
  • Diabetes tipo II: Se produce porque el organismo no es capaz de usar la insulina de la forma correcta; de esta manera los niveles de azúcar en sangre son mayores de los debidos. La mayoría de las personas que padecen esta enfermedad tienen la de tipo II. Se diagnostica sobre todo en adultos y evoluciona a lo largo de los años, aunque es cierto que cada vez encontramos más incidencia en personas más jóvenes. Se presenta de carácter asintomático, por lo que habrá que llevar control de este si se está en riesgo, ya que se puede prevenir con un estilo de vida saludable.
  • Diabetes tipo gestacional: Se da en mujeres embarazadas que nunca antes han tenido esta enfermedad, creando riesgo de padecer diabetes más adelante tanto la mujer embarazada como el bebé.

La diabetes es una enfermedad de carácter asintomático, pero es verdad que presenta unos síntomas característicos comunes en la mayoría de los pacientes. Los síntomas más característicos son la sed excesiva, la orina frecuente, fatiga, visión borrosa, hambre y pérdidas de peso. Estos primeros síntomas pueden desembocar en otros problemas de mayor importancia como son:

  • Problemas oculares, principalmente por la noche teniendo especial sensibilidad a la luz.
  • Úlceras e infecciones en heridas mucho más difíciles de tratar que en otro tipo de pacientes. Entre uno de los problemas mayores encontramos lo que conocemos como “pie diabético”, que puede incluso acabar en la amputación de la extremidad inferior del cuerpo.
  • Afecta a conexiones nerviosas y así alterará la sensibilidad del cuerpo, pudiendo darse casos de dolor, hormigueo, disfunción eréctil…
  • Problemas renales, acabando en algunos casos en insuficiencias.
  • Aumento de enfermedades cardiovasculares.

El tratamiento de la enfermedad se determina con el tipo de diabetes que se padezca, ya que al ser el motivo diferente ambas van a ser tratadas de maneras muy diferentes. En el caso de la diabetes tipo I no existe un tratamiento para su cura como tal, encontramos tratamientos de aplicación de insulina directamente que deben ser acompañados con un nivel de vida saludable tanto a nivel activo como alimenticio, y de un control del azúcar en sangre constante; en relación del nivel de azúcar en sangre la cantidad de insulina aplicada será mayor o menor. Los pacientes de diabetes tipo II tienen una gran variedad de medicamentos que actuaran en la absorción de la glucosa o directamente en la producción de la hormona necesaria para la retirada de esta en la sangre; este tipo de paciente además deberá cuidar muchísimo su alimentación y estilo de vida ya que se puede mejorar con esto la sensibilidad a la insulina y así evitar el agrave de esta enfermedad.

Si bien es cierto que el tratamiento de cada paciente será puntual dependiendo de las necesidades, ya que existen casos también de pacientes con diabetes tipo II con uso de insulina inyectada combinado con tratamiento oral y viceversa.

 

Para el diagnóstico encontramos varias formas de análisis, en orina y en sangre. En orina podemos encontrar los niveles altos de azúcar a niveles puntuales, pero no podemos determinar estos niveles puntuales como un diagnóstico positivo de la enfermedad. Para la confirmación se debe recurrir a un análisis de sangre. En sangre encontramos:

  • Glucemia en ayuna: Se medirá el nivel de sangre en ayuna, y si encontramos que este nivel se encuentra por encima de lo normal encontraremos factores de riesgo para padecer dicha enfermedad, pero tampoco sería un diagnóstico real de diabetes.
  • Análisis de Hemoglobina Glicosilada (HbA1c): Cuando existe una concentración de azúcar en sangre elevada esta acaba uniéndose a los glóbulos rojos, y una vez unida permanece unida al glóbulo 2-3 meses hasta que este muere. Cuando esto ocurre en los últimos meses el porcentaje de hemoglobina glicosilada se ve alterado y aumentado, y así con este análisis podemos determinar el diagnóstico de si tenemos o no dicha enfermedad.
  • Prueba de la tolerancia a glucosa oral: Se ingiere una bebida azucarada y a las dos horas se diagnosticará la diabetes positiva si el nivel de azúcar en sangre es superior a 200 mg/dl.

En nuestra farmacia te ofrecemos dos de los anteriores servicios: glucemia en sangre y el análisis de hemoglobina glicosilada. Si crees que eres una persona en riesgo, ven y en 5 minutos te daremos los resultados.

Si te ha parecido interesante este artículo, valóralo.