Cuidado Capilar

Consejos para un cabello sano y saludable

El cabello ejerce un papel fundamental en la imagen física de una persona, por tanto, es importante cuidarlo y mantenerlo sano. Un cabello cuidado es un fiel reflejo del estado de salud de la persona.

Los problemas capilares, cuyas manifestaciones y etiologías son muy variadas, suponen especial causa de preocupación, y representan a menudo motivo de consulta en la oficina de Farmacia.

El farmacéutico, como experto en Dermofarmacia, es un profesiona perfectamente capacitado para informar a la población general sobre los diferentes tipos de cabello que existen, así como de los cuidados generales que cada uno de estos tipos requiere y aconsejar a los usuarios sobre el uso de los productos adecuados para cada caso.

Para ello, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos pone en marcha la campaña sanitaria “Cuidado capilar en la farmacia“, con el fin de mejorar el conocimiento de la población sobre este tema.

Consejos

Lo mejor es utilizar productos para prevenir pero, si ya es tarde, debemos realizar un tratamiento más intensivo:

  • Es esencial utilizar a diario un champú con ingredientes reparadores. Para cada tipo de cabello existen diferentes soluciones a base de plantas y derivados que nos ayudarán a reparar la estructura capilar.
  • Aplicar un acondicionador o una mascarilla nutritiva nos ayudará a mejorar la textura y la suavidad de nuestro pelo.
  • Aclarar nuestro pelo con agua tibia ayudará a que se reseque mucho menos, principal problema en verano.
  • Utilizar peines de madera hará que nuestro pelo recupere su brillo y suavidad natural haciendo que crezca más sano y fuerte.
  • Evitar peinados tirantes y productos que contengan alcohol en su composición tales como espumas, lacas o gominas hará que nuestro pelo se debilite menos.
  • Una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras, nos aportará todas las vitaminas y minerales que nuestro pelo necesita para lucir perfecto. Tomar levadura de cerveza puede ayudar al cabello debilitado.
  • También podemos aprovechar la vuelta de las vacaciones para darle un repaso a nuestro look con un nuevo corte de pelo y acabar así con las castigadas puntas.

Las plantas… tus mejores aliadas

Cada cabello tiene unas necesidades en función de su tipo. Las plantas medicinales pueden ayudarnos a mejorar la salud de nuestro cabello, existiendo en la farmacia diferentes soluciones a base de ellas para cada tipo de cabello.

  • Cabello teñido o canoso: el aciano, el granado, la henna, la camomila o la salvia pueden ayudar a mantener y fijar el color.
  • Cabello seco: la semilla de avena, las flores de milenrama, el mango, el karité o el dátil del desierto pueden ayudar a limpiar el cabello con suavidad y a restaurar su estructura de forma rápida.
  • Cabello graso: el zumo de limón, o de cidra, el vinagre, las hojas de ortiga, el cleome o los frutos de sabal pueden ayudar a eliminar el exceso de secreción sebácea y a disminuir la producción de andrógenos activos.
  • Caída del cabello: el ginseng, el té, la quinina o el romero pueden ayudar a estimular el crecimiento del cuero cabelludo y a la renovación celular.
  • Cabello con caspa: la capuchina, el mirto, el tomillo, la menta o la peonía pueden ayudar a controlar la aparición de la caspa.

Consulta a tu farmacéutico y presume de pelo

Leer el folleto en PDF: Cuidado Capilar.Folleto

Si te ha parecido interesante este artículo, valóralo.